Secreto en La Montaña - Annie Proulx

July 20, 2018 | Author: Raul Eduardo Huarachi Tapia | Category: Nature
Share Embed Donate


Short Description

Download Secreto en La Montaña - Annie Proulx...

Description

Brokeback mountain

-En terreno vedadoEl secreto de la montaña E. Annie Proulx 

Ennis del Mar se despierta antes de las cinco, el viento mece el remolque, silba al entrar por los marcos de aluminio de la puerta y la ventana. Las camisas colgadas de un clavo ondean en la corriente. Ennis se levanta rascándose la cuña gris de la tripa y el vello púbico, se acerca al hor hornill nillo o de gas gas ar arra rast stra rand ndo o lo loss pies pies,, vier vierte te lo loss restos de café en un desportillado cao esmaltado! las llamas lo envuelven de aul. "bre el grifo y orina en la pila, se pone la camisa y los vaqueros, las desgastadas botas, taconea sobre el suelo para calárselas bien. El viento brama sobre la curvada super#cie de la casa remolque y ba$o su atronador embate Ennis oye el rasposo roce de la gravilla y la arena. %r por la autopista con el remolque de caballos quiá no va a ser fácil. &iene que recoger sus cosas y marcharse esa misma mañana. El rancho vuelve a estar en alquiler, ya han despachado los últimos caballos, las cuentas tas las saldaron la v'spera y el dueño di$o( )*ádselas al buitre de la agencia inmobiliaria, yo me largo), y deposit+ las lla lave vess en ma mano noss de Enni Ennis. s. &al ve ve teng tenga a que que pasar una temporada con su hi$a casada antes de conseguir otro traba$o, y, sin embargo, lo embr em bria iaga ga una se sensa nsaci ci+n +n plac placen enter tera a por porque que ha soñado con ac- &ist.

Ennis del Mar se despierta antes de las cinco, el viento mece el remolque, silba al entrar por los marcos de aluminio de la puerta y la ventana. Las camisas colgadas de un clavo ondean en la corriente. Ennis se levanta rascándose la cuña gris de la tripa y el vello púbico, se acerca al hor hornill nillo o de gas gas ar arra rast stra rand ndo o lo loss pies pies,, vier vierte te lo loss restos de café en un desportillado cao esmaltado! las llamas lo envuelven de aul. "bre el grifo y orina en la pila, se pone la camisa y los vaqueros, las desgastadas botas, taconea sobre el suelo para calárselas bien. El viento brama sobre la curvada super#cie de la casa remolque y ba$o su atronador embate Ennis oye el rasposo roce de la gravilla y la arena. %r por la autopista con el remolque de caballos quiá no va a ser fácil. &iene que recoger sus cosas y marcharse esa misma mañana. El rancho vuelve a estar en alquiler, ya han despachado los últimos caballos, las cuentas tas las saldaron la v'spera y el dueño di$o( )*ádselas al buitre de la agencia inmobiliaria, yo me largo), y deposit+ las lla lave vess en ma mano noss de Enni Ennis. s. &al ve ve teng tenga a que que pasar una temporada con su hi$a casada antes de conseguir otro traba$o, y, sin embargo, lo embr em bria iaga ga una se sensa nsaci ci+n +n plac placen enter tera a por porque que ha soñado con ac- &ist.

El café rancio ha empeado a hervir y Ennis lo retira del fuego antes de que se desborde, lo sirv si rve e en una una ta taa suci sucia a, sopla opla so sob bre el neg negro l'quido y pasa a la siguiente diapositiva de su sueño. /i no se esfuera en recordarlo, puede que el sueño lo reconforte durante todo el d'a, reavivando los vie$os tiempos en la fr'a montaña, cuando eran los amos del mundo y todo parec'a estar en su lugar. El viento golpea el remolque como un cargamento de tierra cayendo de un volquete, amaina, se encalma, de$a un pasa$ero silencio. Los dos se criaron en ranchitos pobres situados en e0tremos opuestos del estado, ac- &ist en Lightning 1lat, $unto a la frontera de Montana, Ennis del Mar en los alrededores de /age, cerca de los l'mites de 2tah, ambos muchachos rústicos sin estudios ni perspectivas de futuro, de moda odale less tosc toscos os,, rud rudo hab habla lar, r, educ educa ados dos en el traba$o duro y las privaciones, curtidos por una vida estoi oicca. Enn Ennis, criado por su hermano y hermana mayores después de que sus padres se sali sa lier era an de la únic única a curv curva a de la ca carrreter etera a del 3aballo Muerto de$ándoles veinticuatro d+lares en metálico y un rancho sobre el que pesaban dos hipotecas, solicit+ a los catorce años un permiso de conducir especial que le permitiera hacer el trayecto de una hora del rancho al instituto. La camioneta era vie$a, sin calefacci+n, con un solo limpiaparabrisas y los neumáticos en mal estado!

cuando las transmisiones se estropearon estropearon no hab'a h ab'a dinero para reparadas. 4l hab'a querido ser bachiller, se le anto$aba una palabra con cierta distinci+n, pero la camioneta lo de$+ tirado antes, lanándolo de cabea a las faenas del rancho. En 5678, cuando cono onoci+ a ac- &ist, st, Ennis nis esta es taba ba prom promet etid ido o co con n "lma "lma 9eer 9eers. s. &anto anto acaccomo co mo Enni Enniss as aseg egur urab aban an es esta tarr ahor ahorra rand ndo o para para comprar un ter terrenito nito!! en el caso de Enn Ennis el ahorro consist'a en una lata de tabaco con un par de billetes de cinco d+lares dentro. "quella primavera, ávidos de cualquier traba$o, ambos se apuntaron a la "gencia de Empleo en :ran$as y ;anchos! salieron $untos en la lista, el uno como pastor y el otro como guardián de campamento, para apacentar un rebaño al norte de /ignal. Los pastiales de verano quedaban por encima del l'mite de la ona arbol ola ada en las tie tierras del /ervicio 1orestal de la montaña 9ro-ebac-. /er'a el segundo verano en la montaña para ac- &ist, el primero para Ennis. BE"/ toda la noche, y :2E;"/, no hay que de$ar C2ELL"/. =or la mañana recogerá la tienda por si acaso el /ervicio 1orestal se pone a husmear. &e llevas los perros, tu 8D ) 8D, y duermes ah'. El puto verano pasado tuvimos casi un veinticinco por ciento de pérdidas. ; L" M"F"
View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF